Que hacer con la tos crónica? 

Todos hemos tenido tos en algún momento, pero cuando preocuparse? Cuando este síntoma molesto deja de ser inofensivo para convertirse en una señal de alerta de que algo grave esta pasando en nuestros pulmones?  La respuesta no parece sencilla.

Es normal que presentemos tos luego de infecciones respiratorias leves como el resfriado común, pero en este caso debería resolverse lentamente y desaparecer con o sin tratamiento luego de cuatro semanas.   Cuando se se convierte en tos crónica, o se presenta con otros síntomas como fiebre, malestar general extremo o expectoración verdosa, por ejemplo, es fácil que el paciente acuda pronto a recibir atención médica, pero cuando se presenta en forma insidiosa, intermitente, sin otros síntomas ni señales de peligro, la situación no es tan clara.  Podría ser un problema de salud menor de esos que se resuelven incluso sin tratamiento, pero podría ser también la primera manifestación de una enfermedad grave.

Lamentablemente,  los  pulmones dan pocos síntomas y por lo general  estos son similares y se replican en  cualquier enfermedad que los afecte:  disnea (falta de aire), tos, expectoración y sibilancias (silbido al respirar) son los sintomas que frecuentemente ocurren en estos casos.  La tos es un mecanismo de alerta para informarnos que algo no va bien.

El asma, la EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica), el reflujo gastroesofágico, algunos medicamentos y las patologías alérgicas e inflamatorias de los senos paranasales explican el 90% de las causas de tos crónica, es decir, de más de dos meses de duración.  El otro 10% lo constituyen muchas otras enfermedades, entre las que se cuentan  algunas condiciones medicas graves de mal pronóstico y difícil tratamiento.

Por eso se recomendamos asistir a consulta médica, pues es importante evaluar la necesidad de hacer  exámenes diagnósticos  cuando la tos persista  más de dos meses, aun en ausencia  de otros síntomas respiratorios.

Como la tos es un síntoma, no una enfermedad, el tratamiento es el de la patología que la produce. Los tratamientos sintomáticos dirigidos a abolir el reflejo de la tos, por ejemplo con jarabes como la dihidrocodeina, no se recomiendan porque la tos es un mecanismo protector del aparato respiratorio para evitar la acumulación de secreciones anormales.  Los remedios caseros son poco efectivos. Usados y recomendados con base en la tradición oral, su éxito se atribuye a experiencias en casos particulares en situaciones que igual se hubieran resuelto sin tratamiento.  Si bien, muchas preparaciones naturales son inofensivas, otras mezclas se basan en miel y jugos cítricos empeorando condiciones como el reflujo gastroesofagico, o bien contienen el medicamento salbutamol que solo debe consumirse bajo prescripción médica.

En CENESTORAX tenemos amplia  experiencia en el diagnóstico y tratamiento de esa situación.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *