Cuando acudir a urgencias por problemas respiratorios?

Tener dificultad respiratoria puede ser una experiencia desagradable y angustiosa. Es obvio que los pacientes aquejados por esta situación requieran una solución inmediata. Pero también es claro que el sistema actual de salud presenta saturación de su oferta de servicios de urgencias, en parte por problemas de orden administrativo y  de infraestructura, pero también por uso inapropiado  de los pacientes , quienes a veces asisten sin necesitarlo.

Tal vez simplificando demasiado la neumología, diremos que las crisis respiratorias se presentan en el marco de tres situaciones.

La primera es en el marco de una enfermedad respiratoria conocida, como el asma o la EPOC, por ejemplo. En tal caso, el paciente ya sabe que esto puede ocurrir y lo ideal es que haya discutido esta situación con su neumologo tratante para establecer un plan de acción y evitar la asistencia innecesaria a urgencias.

La segunda situación son los síntomas  de curso insidioso en el transcurso de días o semanas, lo que por falta de atención puede llegar a convertirse en un problema grave, o al menos molesto para el paciente. Ahí el paciente  ha tenido tiempo para consultar un neumologo, ya sea de la red de la aseguradora, o de recurrir a la medicina privada. Normalmente una consulta de especialista no suele ser costosa y son obvios los beneficios de obtener un diagnóstico temprano y una orientación oportuna. Lo que si suele ser costoso son los exámenes de apoyo diagnóstico, pero ahí el paciente puede optar por usar su aseguradora. Aunque la ley no los obliga a autorizar exámenes solicitados por un médico de la red externa, en la práctica es difícil desconocer el criterio de un médico especialista acreditado, sobre todo si media un diagnóstico de enfermedad grave.

Y la tercera situación que se puede presentar es cuando la percepción de fatiga es de rápida aparición, en el curso de pocos días y se acompaña de otros síntomas como fiebre, expectoración purulenta, dolor torácico o alteración en el estado de conciencia, todo lo  que sugiere una enfermedad grave. Ahí no hay que pensarlo mucho, hay que asistir de inmediato a urgencias. Es muy probable que se requiera de hospitalizacion.

Por que decimos todo esto?

Recuerde que en los servicios de urgencias por ser áreas de confluencia masiva de personas, es posible adquirir una infección viral o bacteriana y complicar aun más el problema.

El resfriado común es la enfermedad respiratoria aguda más frecuente, es una enfermedad viral altamente contagiosa y el servicio de urgencias está lleno de personas  con esa patología. (Son pacientes que por lo general son atendidos en último lugar y como se trata de una enfermedad leve que cursa con fiebre y malestar solo reciben acetaminofen para su dolencia. Por supuesto, sobreviven para quejarse en las redes sociales).

También tome  en cuenta que lo mejor es que consulte con su médico tratante, pues los médicos que lo van  a evaluar no conocen su situación y tendrán que empezar desde cero.  Es posible que el servicio no cuente con  especialista neumólogo permanente y el médico general o el internista solicite una interconsulta que lo tenga a usted inmovilizado 10 o más horas sin solución. Su tiempo y el de sus familiares vale. También existe el riesgo de una hospitalización innecesaria, con todo lo que eso implica.

No pretendemos satanizar los servicio de urgencias con este post, las personas que allí trabajan cumplen una labor titánica en un ambiente cargado de presiones y su función es fundamental para salvar vidas, pero lo invitamos a que reflexione y piense que tan importante es su familia para usted, o usted para usted mismo y piense en los beneficios de obtener un diagnóstico y tratamiento preciso,   sin dilaciones y evitando riesgos innecesarios.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *